martes, 5 de junio de 2012

Y perdone por esta vez doña Ines

En estos tiempos donde la corrupción y el amiguismo son temas a habituales de conversación (aunque lo de "en estos tiempos" seria sustituible por "en todos los tiempos") me viene continuamente a la mente la figura de don Juan Bragas de Pipaón, protagonista de la segunda serie de los magníficos "Episodios Nacionales" de don Benito Perez Galdos. Este Pipaón logra llegar hasta la camarilla de Fernando VII, un grupo de cortesanos que junto al rey felón son los que verdaderamente gobiernan el país al margen de las decisiones de los ministros. Ni que decir tiene que nuestro protagonista tienes amplias virtudes para ocupar tal puesto, entre ellas destaca la capacidad para imitar la firma y la letra de cualquier persona. Como ejemplo de lo que llega a ser la corrupción generalizada y el nepotismo a la hora de designar los nombramientos don Benito pone en boca de Pipaón una anécdota significativa que tiene todos los visos de ser real, las novelas de esta serie siguen el cliché de tantas novelas históricas (o casi podíamos decir que lo crean) en las que el protagonista es ficticio pero todo lo que le rodea es histórico. Esta anécdota se narra en la tercera novela de la serie, llamada "La segunda casaca" (si, efectivamente el título hace referencia a la frase "cambiarse de chaqueta").

segunda+casaca+Benito+Perez+Galdos

Pues resulta que en la nombrada camarilla del rey es donde se otorgan la mayoría de los nombramientos oficiales incluidos los de los obispos. Un miembro de este selecto grupo era Ignacio Martínez de Villela, que tenia gran influencia en el monarca. Pero él era al a vez influido por su ama de llaves y gobernadora de su casa, una tal doña Ines al que en la novela se menciona como su negra no se exactamente por que aunque lo intuyo. Tal era el poder y la codicia de esta mujer a la hora de conceder las mitras ( los nombramientos  a obispos) que se llego a decir que ni el mismismo San Pedro podría empuñar el báculo si no estaba a buenas con la tal doña Ines. Cuando al rey le llegó la propuesta de nombramiento del obispo de Astorga..., pero dejemos que sea el propio Perez Galdos por boca de Bragas de Pipaón el que cuente la historia.

Vacó la diócesis de Astorga, y siguiendo los trámites ordinarios, fue presentado para la silla un sujeto, cuyo nombre no hace al caso. Llevose el decreto al Rey para que lo firmara, y Fernando, que tenía felicísimas salidas de aticismo cómico, leyó detenidamente el pliego, sonriendo con la socarronería que le era habitual. Estaba verdaderamente cargado, como ahora se dice, de aquella ambición desmedida de la negra de su amigo, y decidiendo emplear su iniciativa y usar sus prerrogativas con tanta insolencia usurpadas, no colérico, sino con mucha calma y gravedad, tomó la pluma y al margen de la propuesta puso estas sencillas palabras, que constan en un archivo: «Será obispo de Astorga D. X... X.... y perdone por esta vez Doña Inés».

No he podido comprobar si dicho archivo existe realmente como afirma don Benito. Lo que si he averiguado es que el tal D.X...X..... debe ser don Guillermo Martínez Riaguas obispo de Astorga de 1819 a 1824. Si esto es cierto la chulería no le salio muy bien al rey absolutista, ya que Riaguas rápidamente se alinea con los sectores mas reformistas-liberales de la iglesia. Por ejemplo en 1820 con la llegada del trienio liberal es de los primeros obispos que disuelven la inquisición en su diócesis, llegando a demoler sus cárceles. En definitiva, que se ve que la tal doña Ines, la negra de Martinez de Villela, sabia lo que se hacia.

7 comentarios:

  1. Mi querido Miguel Ángel, ¡qué curiosa historia nos has regalado en esta interesante entrada! Poder, poderosos, cargos y prebendas, hombres sin escrúpulos, mujeres ambiciosas y falaces cual Sirenas de la "Odisea" por medio; agítese y tendráse un coctel explosivo. El término "nepotismo" procede del latín "nepos, nepotis", 'nieto', y tenía como primer significado la política adoptada por algunos papas que consistía en favorecer particularmente a sus parientes, al punto de que el término "nepote" en castellano define al pariente y protegido del papa (del bajo latín eclesiástico "nepos, nepotis"). Y es que ya en el siglo XIII, desde Inocencio III a Bonifacio VIII, el parentesco con los solideos se convirtió en importante factor de ascenso en el "cursus honorum" de las familias nobles italianas.
    Y en cuanto a las, no dudamos, excelentes artes y encantos de "la negra" en cuestión, citemos la máxima latina "A bove ante, ab asino retro, a muliere undique caveto", 'Guárdate del buey por el frente, del burro por detrás, y de la mujer por todos los lados'.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias profe por el coemntario, pero me extraña vieniendo de ti ciertos "apuntes machistas", jeje.

      Dos mil besets, y perdona por mi retraso en contestarte.

      Eliminar
    2. Mi querido Miguel Ángel, ¡líbrenme los dioses del Olimpo de semejante cosa! Pero mujeres, como hombres, hailos de muchas raleas y en tratándose de una que, aprovechando, presupongo y presupongo bien, hacía buen uso de sus "armas de mujer" para conseguir sus fines (y como dice el refrán, "Tiran más dos tetas que dos carretas), conviene la advertencia; que cada cual que la aplique como le venga bien, pero que los varones se den por avisados, que ya se sabe que el amor (o lo que sea en estos casos)enajena al hombre y lo convierte jurídicamente en "mente captus",... y de ahí lingüísticamente esta expresión dio lugar a la palabra castellana "mentecato".
      Mil femeninos bicos, caro.

      Eliminar
  2. Querido Miguel Ángel, aquí se ve bien claro la frase que siempre oímos, "la historia se repite", que aunque sea en otro ámbito las influencias y la meritocracia nunca han dejado de existir, sea conveniente o no esa persona para el cargo. Ayy nuestra profedegriego que buena es con sus comentarios jooo.. "mente captus" mentecato jaja .. ahora me entero de la procedencia de la palabra en si.

    Un besazo Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jolie! Bienvenida de nuevo por aqui, ya se te echaba de menos, y ya no en estos comentarios , sino sobre todo en tu blog que lo tienes algo abandonado (cosa que reconozco que últimamente me pasa también ami con esta humilde bitácora).
      Efectivamente la historia se repite, o como diría la profe "nihil novum sub sole". Solo una pequeña corrección si me la permites, "meritocracia" es todo lo contrario de lo que querías decir, hace referencia al poder(cracia) de los meritos, osease que los mejores ocupen los puestos, cosa que muchas veces esta lejos de la realidad.

      Mil besazos.

      Eliminar
  3. Un apunte respecto a lo de la negra. En aquel momento los liberales y los realistas o serviles, se trataban despectivamente entre ellos de "negros" y "blancos" respectivamente, por lo que deduzco que, realmente esta mujer, era más bien liberal, de ahí que recomendara para el cargo a uno de los suyos. Por supuesto que lo de "su negra" puede además tener el matiz que Ud. señala. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el apunte, desconocía lo de "blancos" y "negros" . De todas formas en el contexto de la historia no pega que la tal doña Ines sea muy liberal.
      Un saludo y muchas gracias por el comentario.

      Eliminar