jueves, 1 de septiembre de 2011

De los freneticlops y de los berserks

La historia de hoy podría decir que me la descubrieron a medias (aunque con algunos años de separación) dos grandes genios que me han influido poderosamente. El primero de ellos un genio colectivo llamado los Monthy Pyton. Y el segundo casi podriamos decir que es el de siempre, el indiscutible Juan Antonio Cebrian varias veces ya nombrado en esta bitácora ( descubro con asombro que sólo lo menciono en esta entrada a lo largo de toda la historia del blog).

Hace ya algunos años vi la película "Erik el vikingo", ya sé que no es exactamente de los Monthy Pyton, solo de Terry Jones, pero el espíritu del grupo esta presente en toda ella.  Cuenta la historia del tal Eric que se cuestiona la forma de vida que llevaban los vikingos y decide marchar a la búsqueda de los dioses para intentar cambiar la situación. Entre los miembros de la expedición recuerdo especialmente a un padre y un hijo que siempre estaban discutiendo, el padre decía que era un autentico freneticlop y dudaba de que su hijo verdaderamente lo fuera, el hijo por supuesto afirmaba categóricamente su condición de tal. Pero ¿que era un freneticlop? según la película seria un guerrero sanguinario sin miedo al peligro que en el momento de la lucha echaba espuma por la boca y peleaba fieramente. Recuerdo que el hijo fingía repetidas veces que le salia la comentada espuma de la boca para satisfacer a su padre.

Años después, en mis tiempos de furgona y radio, escuche un "Pasaje de la historia" de Juan Antonio Cebrian dedicado a los vikingos y descubrí que...¡ los freneticlops existían!.

berserk+berserker+freneticlop+Erik+vikingo

En realidad se llamaban Berserkers o Berseks y eran una casta separada dentro de los ejércitos vikingos. Y efectivamente entraban en trance y echaban espuma por la boca antes de cada combate. Su ferocidad y valor cercano a la locura eran míticos. Cuentan que cuando estaba esperando la pelea estaban tan nerviosos que mordían sus escudos (como la figura de la foto) en incluso a veces olvidaban que estaba a bordo de un drakar (los famoso barcos vikingos) y se echaban al agua en busca del enemigo ahogándose sin remedio la mayoría de las veces. Sobre le origen de su ferocidad hay varias teorías, algunas apuntan a un trastorno genético que, como en la película, se heredaba de padres a hijos. Otras afirman, con mas acierto en mi opinión, que actuaban bajo la influencia de hongos alucinógenos, o incluso que bebían cerveza contaminada con el famoso cornezuelo del centeno,  que con el tiempo se transformaría en LSD.  Eran respetados e incluso temidos por sus compañeros y hasta los reyes nórdicos gustaban de rodearse de una guardia personal de estos formidables guerreros, aunque nunca en número superior a doce, seguramente por que mas serian muy difíciles de controlar. Pero el tiempo y las buenas costumbres fue aislando a estos berseks-freneticlops hasta su desaparición de la historia. Aun tuvieron algún momento de gloria en diversas batallas a campo abierto de los vikingos contra ejércitos europeos. La táctica era sencilla pero efectiva y tremendamente efectista. Los vikingos "normales" se colocaban en primera linea protegidos por sus grandes escudos, y detrás los berserkers esperaban ansiosos la pelea. Cuando el ejército contrario estaba lo suficientemente cerca los de la  primera linea ponían rodilla en tierra y colocaban sus escudos por encima de sus cabezas, entonces los berserkers apoyándose en estos escudos saltaban sobre el enemigo con efectos devastadores, no sólo por el efecto de sus armas, si no también por el terror de su aparición inesperada.

Como siempre el tema da para muchas opiniones e interpretaciones, pero yo me quedo con el hecho de que una vez mas, siempre que luego nos cuestionemos las cosas e investiguemos, se puede aprender algo nuevo en cualquier sitio.

13 comentarios:

  1. Me encanta, de esa peli recuerdo al cura que sólo convirtió a uno y fue al budismo y al herrero "al herrero no" gritaban las mujeres en el reclutamiento. Podías buscar cómo lo decían en inglés, en castellano usaban frenetico por cómo se ponían y si tiene algo que ver con el nombre vikingo.
    Angelita

    ResponderEliminar
  2. Interesante propuesta, y, ¡como no!, lo he buscado y en la versión original dicen "berserk" osea, que lo de freneticlop es un invento de doblaje. Ademas en la versión en dual en la que he descubierto esto, en la pista en español dicen simplemente "fiera" tampoco dicen lo de freneticlop, que, todo hay que decirlo, suena muy bien.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. oye tienen que ver algo la peña de basquet del real madrid....BERSEKERS........DI ALGO POR FAVOR..RELACIONA E INVESTIGALO.....

    ResponderEliminar
  4. Bien visto Willy. Era obvio ya que a los madridistas del basket (si es que los hay) siempre se les ha llamado vikingos. Si estos querían ser mas extremistas el nombre es perfecto. Pero de todas maneras lo he comprobado en su web y allí lo explican: http://www.berserkers-rmcf.es/porque.html

    Gracias Willy po el aporte, y por seguir siempre ahí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. De los Monty Phyton recuerdo la película " La vida de Brian" que trataba de un niño que nació el mismo día que Jesucristo y lo confundían con él. Son geniales. La película fue financiada por el mítico componente de Beatles, George Harrison, por si sirve de interés lo apunto.

    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Jolie, sin duda la mas grande de este grupo de locos. Por cierto en la entrada de la maquina expendedora el comentario de Anonimo/Angelita era de una escena de esa película.
    Y gracias por el aporte, sabia que tuviero problemas para reunir finacición, pero no que Harrison se lanzara a ayudarles.

    Gracias besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues si se andaban ahogando cuando luchaban en los barcos vaya unidad de élite jajaja.

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo contigo, Miguel Ángel, en que muy probablemente esa ferocidad rayana en la locura tuviese su origen en la ingesta (accidental o no) del cornezuelo del centeno; este hongo parasitario contiene numerosos alcaloides, cuyos efectos hacen sentir sus efectos en el sistema central y periférico tanto de los humanos como del ganado. La intoxicación por cornezuelo, conocida como "ergotismo", provoca convulsiones, trastornos mentales, alucinaciones... Ya conocido por los asirios, durante la Edad Media provocó terribles epidemias, el famoso "ignis sacer", fuego sagrado o de San Antonio (quien , por cierto, es famoso por sus visiones demoníacas).
    Recuerdo haber leido una leyenda sobre estos ferocísimos guerreros que los relacionaba con la licantropía, lo que los hacía aún más temibles y objeto de repulsión. Y esto viene a reafirmarme en esta teoría puesto que una de las causas que se apuntan como explicación de hombres que creían ser lobos es el envenamiento por cornezuelo; el origen de este mito, cómo no!, hunde sus raíces en la mitología griega, en el mito del rey Licaón, que fue transformado por Zeus en lobo como castigo por haberle servido a la mesa la carne de un niño. Y episodios de licántopos son mencionados ya por Plinio el Viejo y magistralmente narrado uno de ellos por el escritor romano Petronio en su novela "El Satiricón", donde un invitado a cenar cuenta al resto de los comensales haber presenciado él mismo una transformación con absoluto terror.
    Me permito recomendar a propósito de este tema
    el excelente, ameno y profundamente documentado libro de Pedro Palao Pons, "Los misterios de los venenos", De Vecchi, 2008, para mí todo un hallazgo.
    Y desgraciadamente estos días ha saltado a la actualidad otro tóxico, el estramonio,conocido entre otras muchas denominaciones como "hierba de los brujos", "berenjena del diablo" "higuera del infierno", famoso en el medioevo como "una de las más eficaces plantas alucinógenas(...) la planta que fue utilizada como sedante se transformó entre las brujas en el pasaporte hacia el más allá" ( Palao Pons en su libro citado, pág. 135.
    Como ves, Miguel Ángel, otra vez nuestro "nihil novum".
    Mil disculpas por mi extensión y mil saludos.
    Para Jolie, uno muy especial por sus siempre amables palabras.

    ResponderEliminar
  9. Wow... Como supero lo descripto por profedegriego??? La verdad me da vergüenza comentar, no estoy a su nivel... Gran trabajo profedegriego, la verdad te admiro. Como no sé qué decir solo agregare: Buena entrada Miguel Ángel!!!... Ah, por cierto, yo también creo que su ferocidad se debía a la ingesta de hongos alucinógenos o del cornezuelo del centeno. Estos tipos deben de haber sido modelos a seguir dentro de los mismos vikingos ;).
    Ah… Y no puedo irme sin adular la grandeza de los Monty Phyton y Juan Antonio Cebrian, unos verdaderos genios.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  10. Viriato, mas que tropas de élite eran carne de cañón de élite.

    Grande profe!!! Ciertamente también he leído algo de la relación de estos guerreros con los hombres lobo pero lo que desconocía completamente que licantropía venia del rey Licaon. Gracias como siempre por todos tus aportes y sobre todo por el entusiasmo que pones en las explicaciones.

    Uriel, no puedo mas que suscribir tu comentario de pe a pa.

    Gracias y saludos para todos.

    ResponderEliminar
  11. Estimados Uriel y Miguel Ángel, "vobis gratias ago", os doy las gracias por vuestros elogiosos comentarios, pero no se merecen, la verdad. Dedicarme a la docencia me permite reflexionar y profundizar en muchos temas y, al mismo tiempo, tener la oportunidad de transmitir y compartir conocimientos con alumnos y colegas de profesión, acercándome siempre con gatuna curiosidad a aquello que no conozco;
    y ahí radica el mérito, no mío, sino sobrevenido de las posibidades que me proporciona este noble oficio al que me dedico y
    del que disfruto plenamente.
    Mil agradecidos saludos.

    ResponderEliminar
  12. Se acaba de publicar, Miguel Ángel, la novela "El espejo negro", de Alfonso Domingo Álvaro, galardonada con el XLIII Premio Ateneo de Sevilla, según afirma la crítica especializada, interesantísimo thriller que gira en torno a la figura del enigmático pintor El Bosco, por el que el rey Felipe II sentía auténtica devoción(de ahí la colección de cuadros de este autor conservados en España); pues bien, parece ser que las imágenes extrañas, inexplicables, surrealistas de El Bosco en sus cuadros podrían deberse a que el pintor estuvo aquejado por el "fuego de San Antón", provocado por el consumo accidental del cornezuelo del centeno; se explicaría así que las visiones del pintor plasmadas en sus pinturas fuesen producidas porel resultado de los efectos delhongo en cuestión, lo que produciría ergotismo.
    Por cierto, con posterioridad a esta entrada tuya, e intentando dar respuesta a mi malsana curiosidad, seguí investigando y conocí que dicha enfermedad, el "fuego de S. Antonio", decían que se curaba haciendo el Camino de Santiago, aunque la razón del restablecimiento de la salud de los afectados no se debiese tanto a la intervención del Santo Apóstol, sino a que durante la peregrinación se dejaba de consumir el pan de centeno contaminado por el cornezuelo para pasar a consumir pan de trigo candeal en los monasterios, con lo cual, si bien no sanaban del todo, es seguro que mejorarían de los terribles síntomas (alucinaciones, accesos de rabia, rechinar de dientes,...)
    Este libro me lo apunto, sin duda, para regalo de Navidades; me voy ya a escribir la carta.
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Que bueno! El Bosco fue un percusor del arte sicodélico. En serio, muy interesante el aporte como siempre, y eso del fuego de San Antonio me lo apunto que parece muy interesante. En cuanto a lo del camino, también influiría el ejercicio físico para limpiarse por dentro.

    Mil saludos agradecidos.

    ResponderEliminar