jueves, 29 de septiembre de 2011

El país mas rápido del mundo

Una de las múltiples definiciones de nación nos dice que se compone de: un territorio, una población y unas estructuras políticas. Teniendo en cuenta esta definición podríamos decir que la historia entera de una nación empezaría con el nacimiento físico del terreno, luego albergaría a la población y  después se crearían las mencionadas estructuras políticas. Con el tiempo podría ser que otra nación ocupase su territorio y se la anexionase, pero su historia no acabaría hasta que dicho territorio desapareciese por completo. ¿y cuanto puede durar eso?, ¿millones de años?, ¿miles de años?. La República de la Isla de las Rosas lo consiguió en menos de cinco años.

Isla de las Rosas +Respubliko de la Insulo de la Rozoj

En los años cincuenta del siglo pasado un ingeniero italiano llamado Giorgio Rosa se interesó por la construcción de plataformas navales, e incluso barajó la posibilidad de crear islas artificiales. La idea se fue convirtiendo en una obsesión  mientras sus planos e innovaciones invadían su mesa de trabajo. Por fin creó una sociedad atrayendo a diversos inversores con su proyecto y, tras varias pruebas y prospecciones sobre el terreno elegido, en 1964 comenzó a fabricar su isla artificial, en el astillero del Puerto de Rimini. Finalmente,  en 1967 una imponente plataforma de 400 metros cuadrados se alzaba a 11,612 kilómetros de la costa de Rimini, lo que la situaba en aguas internacionales por apenas 500 metros. El nuevo territorio tenía dos plantas, de las cuales la inferior estaba dedicada al ocio y al turismo, con restaurante, cafetería y el proyecto de un hotel y un casino (que se construirían sobre nuevas plataformas adosadas a ésta). La planta superior estaba destinada a las viviendas de los habitantes de la isla.

Y por fin el uno de mayo de 1968 el nuevo territorio proclamó su independencia con el nombre de Respubliko de la Insulo de la Rozoj. Como parece obvio el propio Giorgio Rosa fue el primer presidente de la recién nacida nación que tenia su propio sistema monetario (los molinos), un idioma oficial (el  esperanto) y unas curiosas emisiones de sellos que llaman la atención de los coleccionistas. Las visitas de turistas empiezan a ser frecuentes y el negocio va viento en popa, ya que se negaban a pagar ningún tipo de impuesto al "estado extranjero".

Pero el 25 de junio de 1968 llegó la invasión italiana. Un "poderoso ejército" compuesto por una docena de efectivos entre guardacostas, carabineros y policía fiscal atacó y tomó el control de la isla sometiéndola a bloqueo y anexionándola a la República de Italia. El señor Rosa intentó plantar un batalla legal y publicitaria para que se le reconociera su soberanía pero todo fue inútil, la suerte estaba echada.

La mañana del 11 de febrero de 1969 buzos de la marina italiana empezaron a colocar explosivos para la demolición de la isla, pero la gran obra de Giorgio era un hueso duro de roer y sus innovadores pilares resistieron las primeras cargas. Tras varios aumentos de la cantidad de explosivos colocados y la ayuda inestimable de un tormenta, el 23 de febrero de 1969 la plataforma que había sido el estado soberano de "la República de la Isla de las Rosas" dejó de existir.

Un soñador mas que añadir a nuestra lista, y aunque le destrozaran su creación demostró que sus grandes plataformas eran posibles, no solo resistían el oleaje sino también la explosión traicionera de enormes cantidades de explosivos, tuvieron que unirse los dos enemigos para poder destruir su obra.

martes, 27 de septiembre de 2011

Pepe y Paco

¿Cómo se transforman José y Francisco para llegar a ser Pepe y Paco?. Me imagino que muchos ya conoceréis la respuesta, pero yo hasta hoy mismo no conocía la segunda aunque hacia mucho tiempo que conocía la primera ( me parece que esta ha sido una de mis típicas frases de redacción espesa, pero bueno, creo que se me ha entendido).

Antes que nada una foto de los "responsables" del entuerto para que nos vayamos poniendo en situación.

San Jose PepeSan Francisco de Asis Paco

El primero de ellos es San José, y como podéis ver lleva en brazos a Jesús, su hijo adoptivo. Precisamente esta paternidad es la responsable del nacimiento de los Pepes. A San José se le nombraba muchas veces como pater putativus que se traduciría literalmente como padre putativo, que según el rae quiere decir: "reputado o tenido por padre no siéndolo". Y de las iniciales de este titulo P.P. (no confundir con el partido político) vendría el Pepe conocido por todos.

Nuestro segundo santo es un poco mas difícil de identificar. Se trata de San Francisco de Asis, que vivió en Italia a caballo de los siglos XII y XIII. De familia rica renunció a su fortuna para servir a Dios y fue conocido como Il poverello d'Asissi, "el pobrecito de Asis". Su gran obra fue la creación de la Orden de los Franciscanos aunque obviamente la modestia le impidió darle este nombre y la fundó con el nombre de Ordo Fratum Minorum, "Orden de los frailes menores", lo que da muestras del sentido austero de su vocación. Bien, pues esta orden y comunidad es el origen del nombre que estamos buscando. San Francisco era llamado por todos los frailes como Pater Comunitatis, padre de la comunidad. Y, como las negritas que os he puesto delatan, se abrevió como Paco, dando así un nombre nuevo a todos los Franciscos.

Resumiendo, ya hace un montón de siglos que comenzó la invasión de siglas con que hoy nos bombardean desde cualquier medio de comunicación. 

domingo, 25 de septiembre de 2011

La mosca de Virgilio

Leyendo la preciosa entrada de Jolie, asidua y amable lectora de esta bitácora, me ha venido la mente la historia de la mosca de Virgilio. 

mosca+Virgilio+funeral
Publio Virgilio Marón fue un gran poeta romano del siglo I antes de Cristo. Su gran obra fue "La Eneida" considerada por muchos a la altura de "La Iliada" y "La Odisea", afirmación que me parece un poco exagerada pero que nos sirve para atestiguar que el tal Virgilio era un hombre culto y respetado por sus contemporáneos.

Pues bien, resulta que un buen día decidió tener una mascota, así que cazó una pequeña mosca y la adoptó como tal. Orgulloso de su nueva compañera no perdía ocasión de contar lo unido que se sentía a ella y lo feliz que le hacia el tenerla como mascota. Pero, como era de suponer, la mosca murió inmediatamente. Virgilio se hundió en la tristeza y le preparó a su mascota un funeral en condiciones. ¡Y que funeral!, lo celebró en su  lujosa mansión e invito a grandes personalidades del imperio. En la fiesta corrió vino a raudales acompañado de los mas exquisitos manjares. Contrató a plañideras que lloraban sin cesar y a poetas que glosaron las virtudes del desdichado insecto. Y no solo eso, luego fue enterrado en un lujoso panteón construido expresamente para la singular mascota. Según cuentan las crónicas llego a gastarse 800.000 sestercios, una autentica fortuna para la época que podríamos actualizar a unos cien mil euros de hoy en día. Realmente  parecía que el bueno de Virgilio había perdido definitivamente el juicio, no hay duda que Obelix habría exclamado "¡estan locos estos romanos!". Pero nada mas lejos de la realidad. Siempre rodeado de gente importante, sus múltiples contactos le avisaron de los planes del Senado para jubilar con honores y bienes a los legionarios que habían combatido en nombre de Roma por todo el mundo conocido. Dichos planes consistían en la expropiación de tierras a los patricios para repartirlas entre los legionarios. Solamente algunas tierras se salvarían con seguridad de esta expropiación... ¡las que tuviesen tumbas de la familia! ya que se consideraban lugar sagrado. De esta manera el pillo de Virgilio consiguió evitar la expropiación, ya que si alguien ponía en duda la importancia de la tumba el recordaba ipso facto el grandioso funeral que le había realizado a su amantisima mascota.

En definitiva, como intentó explicarle el maestro a su alumno en la mencionada entrada de Jolie, siempre hay que mirar mas allá de lo que vemos a simple vista.

Aquí os dejo mi intervención sobre este entrada en el programa "Maneras de vivir" de "Radio Mislata". Para oírla solo tenéis que pulsar el botón de play.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Dos de madrileños

Ya estoy de vuelta de mis vacaciones asturianas, y antes que nada quería disculparme por mi despedida a  la francesa pero es que creía que podría postear alguna entrada desde la "lluviosa región" y me ha sido completamente imposible. Y aunque parezca mentira esta entrada no va sobre Asturias, sino sobre Madrid. Desde luego prometo que cuando vea en perspectiva todo lo descubierto en estos diez días haré alguna entrada sobre el Principado.

No obstante todo lo dicho anteriormente, mi buen amigo Vega, que fue nuestro guía en el viaje, me puso sobre la pista de la primera curiosidad de hoy. ¿De donde viene el chotis, baile insignia de la cultura popular madrileña?.
chotis+Schottische+Madrid

Sorprendentemente,  no nace de los grandes compositores de zarzuela del XIX, ni de la cultura popular madrileña. Viene de mas allá de nuestras fronteras, concretamente de Bohemia. Fue una especie de polca lenta que causó furor en toda centroeuropa a mediados del XIX y que se bailó por primera vez en Madrid el 3 de noviembre de 1850 en el Palacio Real con el nombre de Polca Alemana. El baile gustó tanto que pronto fue adoptado por el pueblo madrileño, con el apoyo de los compositores de Zarzuela mencionados antes que escribieron los grandes chotis por todos conocidos, como  Madrid, Madrid, Madrid,  o Pichi. Pero lo mas grande de todo es el origen del nombre, chotis viene de Schottische, que efectivamente quiere decir escocés en alemán. Parece ser que cuando se crea la danza en Bohemia se le intentó dar un origen exótico y se contó la historia (casi seguro que inventada) de que venía de antiguos bailes populares escoceses. Resumiendo, cuando alguien se jacte de su madriñelismo diciendo que baila el chotis como nadie le podéis decir que baila un "escocés" inventado por alemanes.

Y para resarciros de mi extendido silencio vamos con otra curiosidad sobre la capital de España. Todos hemos oído alguna vez la expresión "Eres mas chulo que un ocho", pero ¿quien es ese ocho paradigma de la chulería? pues ni mas ni menos que este:

tranvía+mas+chulo+que+un+ocho

O por lo menos muy parecido. Este tranvía con el numero 8, salia de la Puerta del Sol y llegaba hasta los jardines donde se celebraba la popular "Verbena de San Isidro". Como es de suponer el día de dicha verbena iba cargado de madrileños ataviados con los típicos trajes de chulapos y chulapas. Ante tamaña carga de chulería no cabe duda que no encontrábamos ante un tranvía chulo, chulo de verdad.

sábado, 10 de septiembre de 2011

La calderilla, ejemplo de reciclaje

Según el drae calderilla viene del diminutivo de caldera. ¿Y que tiene que ver ésto con las monedas pequeñas?. Para saberlo nos tenemos que remontar a los tiempos en los que no se tiraba nada y casi todo era reutilizado sin necesidad de tener un arco iris de contenedores en la puerta de casa. Una de estas muchas cosas que se reciclaban eran los calderos de cobre.

Caldero+cobre+calderilla

En cuanto estos calderos se estropeaban, bien por que se quemaran demasiado o simplemente porque se rompieran o agujerearan, se ponía en marcha el "sistema de reciclaje". El espesor de estos calderos solía ser muy fino, por ello era muy sencillo cortarlo con unas tijeras o tenazas, y como también era muy maleable se transformaba rápidamente en planchas muy fáciles de transportar. Luego se llevaban al calderero que con este material sobrante podía realizar nuevas piezas, que solían ser uno o varios calderos mas pequeños que el original. Estos calderillos eran almacenados hasta su posible utilización, y como generalmente se iban acumulando bastantes al conjunto de ellos se le llamó "calderilla".

Y el proceso siguiente es bastante obvio, como un caldero grande se transformaba en calderilla, cuando cambiábamos una moneda grande por otras mas pequeñas también obteníamos calderilla.

La verdad es que esta entrada es mas corta que lo habitual, casi podríamos decir que es una entrada "de calderilla".

viernes, 9 de septiembre de 2011

La Biblia en verso

"Yayo, me han dicho que tienes un blog", "Pues si, por fin me he decidido, ya llevo casi tres meses y unas sesenta entradas", "¿Y de qué hablas en él?", "Pues de varias cosas, de historia,  de curiosidades, de frases hechas,  del origen de ciertas palabras, ...y hasta de la Biblia en verso".

Efectivamente, de la Biblia en verso vamos a hablar hoy, y ya no es un plural mayestático al estilo de deportistas cursis, si no que es muy real, por que sé que mis amables lectores enriquecerán estas lineas con sus comentarios. No sé cuántas veces habré usado esa frase, tanto en el sentido del principio, osease como final de una larga enumeración, o para describir un texto muy pesado y aburrido. Pero lo mas curioso del caso es que la Biblia en verso existe. Bueno, no del todo, sólo hay cuatro libros y un proyecto inacabado, pero vayamos con la historia.

José+María+Carulla+Biblia+en+verso

El hombre de este cuadro es José María Carulla, abogado, periodista, traductor y escritor. Nacido en Igualada en 1839 pero toda su obra la llevó a cabo en Granada, ciudad que hasta le ha dedicado una calle, "Periodista José María Carulla",  y expone el cuadro de la fotografía en su museo del Palacio de Carlos V ( para mí Carlos I, pero eso es otra historia). Ejerció de abogado tanto en Madrid como en Granada y dirigió la revista "La Civilización". Además,  realizó traducciones de multitud de textos del francés, el italiano e incluso el catalán, idioma del que tradujo las grandes obras de Jacinto Verdaguer. Su gran trabajo de traducción fue el pasar a verso castellano "la Divina Comedia" de Dante, siendo el primero en hacerlo.

Pero la obra por la que pasó a la posteridad fue un proyecto inacabado. Nuestro protagonista era un ferviente católico, la nombrada "La Civilización" tenía un marcado sesgo católico-carlista y el mismo vivía en la Ermita de la Misericordia. Así que quiso hacer algo grande por el cristianismo y se embarcó en la misión de reescribir la Biblia, pero esta vez en verso. De esta manera, según él, a la gente le seria mas fácil recordarla. Y, ni corto ni perezoso,  se lanzó a la faena con ripios como estos:

Judith salió de Betulia
como quien va de tertulia.

Jeroboam potente
engendró a Eliecer alegremente

Todo aquel inclemente
que ojeriza tomara aborrecible
a su hermano excelente
merecerá insufrible
que le condene el juez a pena horrible

Diestro se hizo en la caza
el primero, y cuidaba las haciendas
con excelente traza;
vivió Jacob en tiendas
y evitaba sencillo las contiendas.

Y quizás el más famoso de todos ellos, el más repetido cuando se cuenta esta historia reza (obviamente) así:

Nuestro Señor Jesucristo nació en un pesebre
¡donde menos se piensa salta la liebre!

No obstante, la autenticidad de este último verso hay que ponerla en duda. Carulla sólo escribió cuatro de los mas de cincuenta libros de la Biblia y estos fueron: Génesis, Éxodo, Tobías y Judith, así que no llegó a los Evangelios y a ese momento en el que saltó la liebre. No cabe duda que la espontaneidad popular también quiso colaborar en tan gran empeño.

El Papa León XIII tuvo noticia de la obra de este soñador y le concedió la cruz "Pro Ecclesia et Pontífice", algo así como la Cruz del Mérito del Vaticano.

Pero la poca calidad de los ripios y lo farragoso de su estilo le trajo grandes criticas y mofas de los intelectuales contemporáneos. Y así es como su gran sueño ha pasado a la cultura popular como algo pesado e infumable, o como algo imposible al final de alguna absurda enumeración de trastos.

Si alguna vez vais por Granada y os acercáis al Museo del Sacromonte podréis encontrar una vitrina donde veréis los manuscritos de esta obra inacabada. Yo, por mi parte, intentaré hacerlo en mi próxima visita a esta bella ciudad. Si respetamos a los soñadores cuando cumplen sus sueños, como a Frederic Tudor o a Schliemann, también deberíamos hacerlo cuando no lo consiguen.

martes, 6 de septiembre de 2011

El rey del hielo, historia de una obsesión


Uno de agosto de 1805
"Aquel que ante la primera dificultad, sin intentarlo otra vez, pierde la esperanza de triunfar, no ha sido, no es y nunca será un héroe en la guerra, el amor o los negocios".


 Frederic Tudor + el rey del hielo
Así empezaba el diario que Frederic Tudor comenzó a escribir el día que se lanzó a la gran aventura de su vida. Una aventura que se inicia en los helados lagos de Nueva Inglaterra y que finaliza cada vez que pedimos unos cubitos de hielo para nuestras bebidas refrescantes.

Nacido de una adinerada familia de Boston renunció a estudiar (su hermano si lo hizo y llegó a ser uno de los literatos más importantes de Massachusetts) para dedicarse al mundo de la empresa cuando sólo tenia trece años. Tras un viaje por el Caribe empezó a darle vueltas a la idea de transportar hielo de su fría comarca natal hacia esas calurosas tierras, donde los adinerados terratenientes pagarían gustosos por poder enfriar sus bebidas. Pero, como le pasa a todos los pioneros, no encontró a ningún armador dispuesto a llenar su barco con tan absurda carga y lo único que consiguió fueron burlas de sus contemporáneos. Por fin en 1806 pudo comprar un bergantin llamado "Favorite" y con una carga de 200 toneladas de hielo, salió rumbo a Martinica, donde llegó tres semanas después con unas 80 toneladas de hielo. Pero el viaje acabó en desastre. Los lugareños no estaban muy convencidos con la idea de aguar sus bebidas con el hielo y el cargamento se fundió en el barco sin apenas haber podido vender una mínima parte. Pero Frederic no se rindió, siguió mandando cargamentos a Cuba llegando a tener pequeños beneficios, pero una mala jugada de su agente lo dejó en la ruina, llegando a pasar temporadas en la cárcel debido a sus abultadas deudas. Y una vez mas nuestro héroe se volvió a levantar, consiguió un préstamo para comprar otro barco y un almacén en la Habana y siguió con sus helados viajes. Ahora  se apoyó en una campaña de marketing en la que daba muestras gratis de sus cubitos de hielo a los ricos de La Habana. Además contacto con médicos a los que convenció de las bondades del hielo para combatir la fiebre y la influence (la gripe). Esta vez el éxito le acompañó y el negocio empezó a crecer. En 1815, ya teniendo pingües beneficios, decidió dar un paso mas y aprovechar el viaje de vuelta. Así que consiguió otro préstamo y cargó su barco con todo tipo de fruta caribeña protegiéndola  con quince toneladas de hielo y tres de heno. Y otra vez el desastre, la fruta llegó completamente podrida a puerto y las deudas atenazaban nuevamente a Tudor. Y otra vez se levantó y siguió peleando, trabajó también el mercado local buscando ciudades calurosas de los Estados Unidos donde desarrollo rutas por carretera y por tren. Innovó en el aislamiento de sus barcos usando, paja , heno y otros elementos. En cuanto a la "recogida de la cosecha" de hielo, un colaborador llamado Nathaniel Wyeth (que luego seria un reconocido inventor) le diseñó un arado para hielo que podía cortar los bloques con la ayuda de caballos. Y ahora si que nada se le pudo resistir. Se atrevió a cruzar el Pacifico y sus bloques de hielo inundaron la India e hicieron furor entre los adinerados de Calcuta. También cruzó el Atlántico estableciendo interesantes rutas hasta que el hielo nórdico le hizo la competencia. Ya era sin duda alguna "El Rey del Hielo".

Y así, tras conseguir el éxito, nuestro héroe pudo vivir una vida acomodada hasta el fin de sus días que le llegó en su lujosa mansión de Boston en 1864. Sin duda la frase con la que empezó su diario allá por 1805 marcó lo que sería toda su vida. Que cada cual saque sus propias conclusiones. Yo por mi parte me acordaré de Frederic Tudor cada vez que tenga la tentación de rendirme en algún cometido.




jueves, 1 de septiembre de 2011

De los freneticlops y de los berserks

La historia de hoy podría decir que me la descubrieron a medias (aunque con algunos años de separación) dos grandes genios que me han influido poderosamente. El primero de ellos un genio colectivo llamado los Monthy Pyton. Y el segundo casi podriamos decir que es el de siempre, el indiscutible Juan Antonio Cebrian varias veces ya nombrado en esta bitácora ( descubro con asombro que sólo lo menciono en esta entrada a lo largo de toda la historia del blog).

Hace ya algunos años vi la película "Erik el vikingo", ya sé que no es exactamente de los Monthy Pyton, solo de Terry Jones, pero el espíritu del grupo esta presente en toda ella.  Cuenta la historia del tal Eric que se cuestiona la forma de vida que llevaban los vikingos y decide marchar a la búsqueda de los dioses para intentar cambiar la situación. Entre los miembros de la expedición recuerdo especialmente a un padre y un hijo que siempre estaban discutiendo, el padre decía que era un autentico freneticlop y dudaba de que su hijo verdaderamente lo fuera, el hijo por supuesto afirmaba categóricamente su condición de tal. Pero ¿que era un freneticlop? según la película seria un guerrero sanguinario sin miedo al peligro que en el momento de la lucha echaba espuma por la boca y peleaba fieramente. Recuerdo que el hijo fingía repetidas veces que le salia la comentada espuma de la boca para satisfacer a su padre.

Años después, en mis tiempos de furgona y radio, escuche un "Pasaje de la historia" de Juan Antonio Cebrian dedicado a los vikingos y descubrí que...¡ los freneticlops existían!.

berserk+berserker+freneticlop+Erik+vikingo

En realidad se llamaban Berserkers o Berseks y eran una casta separada dentro de los ejércitos vikingos. Y efectivamente entraban en trance y echaban espuma por la boca antes de cada combate. Su ferocidad y valor cercano a la locura eran míticos. Cuentan que cuando estaba esperando la pelea estaban tan nerviosos que mordían sus escudos (como la figura de la foto) en incluso a veces olvidaban que estaba a bordo de un drakar (los famoso barcos vikingos) y se echaban al agua en busca del enemigo ahogándose sin remedio la mayoría de las veces. Sobre le origen de su ferocidad hay varias teorías, algunas apuntan a un trastorno genético que, como en la película, se heredaba de padres a hijos. Otras afirman, con mas acierto en mi opinión, que actuaban bajo la influencia de hongos alucinógenos, o incluso que bebían cerveza contaminada con el famoso cornezuelo del centeno,  que con el tiempo se transformaría en LSD.  Eran respetados e incluso temidos por sus compañeros y hasta los reyes nórdicos gustaban de rodearse de una guardia personal de estos formidables guerreros, aunque nunca en número superior a doce, seguramente por que mas serian muy difíciles de controlar. Pero el tiempo y las buenas costumbres fue aislando a estos berseks-freneticlops hasta su desaparición de la historia. Aun tuvieron algún momento de gloria en diversas batallas a campo abierto de los vikingos contra ejércitos europeos. La táctica era sencilla pero efectiva y tremendamente efectista. Los vikingos "normales" se colocaban en primera linea protegidos por sus grandes escudos, y detrás los berserkers esperaban ansiosos la pelea. Cuando el ejército contrario estaba lo suficientemente cerca los de la  primera linea ponían rodilla en tierra y colocaban sus escudos por encima de sus cabezas, entonces los berserkers apoyándose en estos escudos saltaban sobre el enemigo con efectos devastadores, no sólo por el efecto de sus armas, si no también por el terror de su aparición inesperada.

Como siempre el tema da para muchas opiniones e interpretaciones, pero yo me quedo con el hecho de que una vez mas, siempre que luego nos cuestionemos las cosas e investiguemos, se puede aprender algo nuevo en cualquier sitio.